Albert Boohr & Uri Randi

REFRESCANTES MENSAJES DE UNA MÉDIUM QUE QUIERE QUE TENGAMOS

MUCHÍSIMO DINERO

La Mensajera Angelical Esther es una persona muy tenaz en su incansable lucha para que seamos felices. Nos envía e-mails muy seguido y desea fervientemente poder ayudarnos.

Al ver que no respondemos sus mensajes aunque tengamos un Nuevo Diluvio Universal por delante, nos escribe:

Comienzo a preocuparme por su silencio, pero mi misión es seguir insistiendo hasta que reciba una respuesta de su parte”.

Pues su misión está destinada al más rotundo fracaso, ya que nuestra misión es no contestarle jamás. Y la hemos tomado en serio, Esther. A nuestra misión, claro.

El mundo Celestial está en agitación: algo nunca antes visto está a punto de suceder”.

Sin embargo, ante la impresionante prosa de Esther, no vemos nada en el “mundo Celestial” salvo estrellas, nubes, la Luna, polvo y algún Ovni de vez en cuando. Aunque sí captamos una tremenda sucusión en su afán de hacernos felices.

Nuestros Ángeles de la Guarda han decidido unir sus fuerzas para ayudarle, y permitirle obtener del Año Nuevo toda la riqueza y felicidad que nunca antes había tenido”.

Si quiere cambiar su vida.

Si quiere convertirse en la persona más rica de sus amigos, parientes y conocidos.

Si quiere sacar billetes de sus bolsillos sin que se acaben.

Entonces acepte mi ayuda y la de su Ángel de la Guarda”.

Percibimos que las mensajeras angelicales tienen una concepción levemente mundana de la felicidad. Esa concepción es tan espiritual como un billete de 100 dólares. Ok, queremos ser ricos, multimillonarios. ¿Para qué? Solo para despertar la envidia de nuestros amigos, parientes y conocidos. ¡Y hasta aquella de quienes no nos conocen aún!

A Esther no se le escapa que si todos fuéramos ricos, ¡no existiría la riqueza! Por eso se dirige solo a unos pocos de nosotros… los elegidos. ¡Qué suerte tenemos!

Aparte, somos muy tozudos, no creemos que de un bolsillo se puedan sacar billetes “sin que se acaben”. Tal vez seamos muy cerrados, es cierto, pero sospechamos que la que va a lograr esta maravilla es la propia Mensajera Angelical en cuanto hechice a los que realmente confían en ella. Y ahí comenzaremos a desconfiar de todas las leyes de la física.

Aquí le explicaré qué hacer para que sus sueños se hagan realidad”.

Lo que Esther no sabe es que los colaboradores del Crabalocker Inquirer tenemos unas pesadillas horribles. Entonces, si nuestros sueños se hicieran realidad viviríamos terriblemente atormentados. Por lo tanto, no queremos, de ninguna manera, que nuestros sueños se hagan realidad.

Todo se decidirá durante este momento mágico”.

El momento mágico en el que depositemos dinero en la cuenta bancaria de Esther…

Si no me responde antes de la medianoche del 5 de enero, no podré ayudarle a ganar la enorme cantidad de dinero que le espera…

¿No puede ser el 6 de enero, o el 24 de abril, o el 32 de febrero? ¿Por qué tenemos que responder antes del 5 de enero. Por otra parte: ¿cuál es la “gran cantidad de dinero que nos espera”? Seguramente, algunos de nosotros nos contentaríamos con 10 paquetes de fideos por semestre. Somos periodistas y científicos… Para poder llegar a mitad del mes debemos tener varios trabajos, entre ellos: vendedores de lapiceras en el subterráneo, tocar la guitarra en los trenes, ser deshollinadores en el Sahara, hacer kidboxing ilegal en el Bronx o pescar anguilas eléctricas con tubos fluorescentes a 1.000 metros de profundidad…

Dese prisa, se lo ruego”.

Dese prisa, dese prisa, dese prisa”. Alprazolam de 10 mg. para Esther. Está ansiosa. Aunque suponemos que con toda su sabiduría debe ser una persona que ha trabajado la divina paciencia hasta el mínimo detalle.

Así y todo, nos sigue enviando e-mails… como las gotas de agua que caen de las cataratas del Niágara. Cientos, miles, millones de e-mails:

¡No le pido que me crea por mis palabras!

Aquí podrá ver con sus propios ojos lo que su Ángel de la Guarda me ha dicho”.

No pierda ni un segundo, bastará con que lea aquí para comprender lo maravilloso que será su futuro y lo grande que será su fortuna”.

A lo largo de mi vida me he encontrado frente a situaciones particulares, pero su caso es distinto al de otros. ¿Puedo explicarle por qué?

Atrape al vuelo esta ocasión y no se arrepentirá”.

La atraparemos, pero no al vuelo. En siguientes entregas, continuaremos analizando los mensajes de Esther, de la cual ya casi casi nos sentimos amigos.

Ilustración de tapa: Federico Sosa.

ω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω⊗ψω