Volver a la Edad Media: 190 personas infectadas al juntarse para rezar con la intención de frenar el coronavirus

El diario mexicano 24 horas informa en su edición de hoy (21 de marzo), sobre un hecho actual que ya había ocurrido en la Edad Media con la peste negra: juntarse para rezar fue el peor remedio para la enfermedad.

Dice 24 horas:

“El pasado domingo el gobierno de Malasia informó que aproximadamente 190 personas dieron positivo a la prueba de Covid-19 tras haber participado en un rezo masivo islámico en la mezquita Sri Petaling de Kuala Lumpur en el que participaron 16 mil personas.”

“El rezo masivo tenia la finalidad de pedir que el coronavirus dejara de propagarse.”

“De los 190 infectados 9 de ellos se encuentran en estado crítico.”

“El incremento de contagios en Malasia es, hasta ahora, el más alto registrado en el país. Además se cree que puede haber otros 42 casos conectados con el acto religioso, según el Ministerio de Sanidad malasio.”

“Autoridades sanitarias, también señalaron que al evento asistieron ciudadanos de Singapur, país en el que se registran 212 casos y de Indonesia, que cuenta ya con 117 infectados y cinco muertes causadas por el virus.”

Esta es la patética radiografía de lo que puede generar la fe, la creencia a ciegas. Se siembra pensamiento mágico y se cosechan efectos paradójicos (y desastrosos) como este. La religión, como institución está dispuesta a permitir lo que la ciencia condena: reunirse en multitud para pedir que cese una enfermedad, y al mismo tiempo contagiarse masivamente.

No hace falta mucho sentido común, ni hacen falta muchas palabras. La religión (sea cual fuere) sigue ignorando a la ciencia. Y así le va a los creyentes.