¡¡¡Alerta ultravioleta!!! Cosas raras acechan a la población

Albert Boohr & Uri Randi

Una vez más, el equipo de expertos de The Crabalocker Inquirer fue despertado a las 2.00 de la mañana (GMT) por el reloj atómico del Laboratorio de Investigaciones Especialísimas. ¿El motivo? Cumplir con la misión para la que fue creado, no el reloj sino el Expert-Team: investigar a fondo, y más allá del fondo, y más allá del más allá hasta desentrañar el misterio del bosque embrujado y poblado por demonios, en México.

Despertador, Invierno, Tiempo De Conversión
Este es el reloj atómico de última generación que despertó al Expert-Team justo a las 2 de la mañana GMT. ¿No es hermoso?

El lector desprevenido pensará que ya no pasa nada en la Tierra, este triste planeta azul pálido, muy pálido, casi agrio… Pero no es así. Pasan muchas cosas que el intelecto humano no ha logrado develar o desvelar:

¿Por qué la gente dice “no hay dos sin tres”, cuando realmente “no hay tres sin dos”?

¿Por qué nos enamoramos y nos condenamos a la prisión perpetua del matrimonio?

¿Qué valor evolutivo tienen las cucarachas, la estupidez humana o la leyenda “Habiendo escaleras, la administración no se responsabiliza por el uso del ascensor”?

Realmente… ¿se puede decir que el ser humano ha “progresado”?

(Momento de reflexión donde uno quiere escuchar la 5ta de Beethoven

interpretada con ukelele de tres cuerdas y media)

Estas son preguntas inquietantes, cierto. Pero nuestro Expert-Team ha sido llamado por otra razón. Algo inenarrable, con ocultos propósitos, que amenaza a la humanidad entera:

EL DIABÓLICO BOSQUE EMBRUJADO

DE MÉXICO

Sí, así es. Como lo ven. Se trata del Bosque Tlalpan, en México, que según el suplemento paranormal de cronica.com.ar del 4 de julio de 2020, es un lugar aterrador. Ni H.P. Lovecraft lo hubiera imaginado en el más pavoroso cuento del género de materialismo de terror.

H. P. Lovecraft - Wikipedia, la enciclopedia libre
El escritor H.P. Lovecraft (1890-1937) quien confesó que ni se imaginaba lo del bosque de México.

El principio

Según el suplemento, en el siglo XIX funcionaban en el bosque Tlalpan industrias de papel y textiles, y en una de éstas, se dice que los empleados eran acosados por demonios.

Los demonios, se sabe, tienen distintas formas de acosar. No es todo igual, no todo da lo mismo.

¡No caigamos en conclusiones simplistas!

Los demonios entran por diferentes puertas dimensionales, como la puerta del gallinero del fondo, la puerta giratoria de un banco o la puerta trasera de la cupé Cadillac rosa. No hay que distraerse, ¡por todos los demonios! ¡No nos dejemos caer en la tentación de bajar las antenas sensibles de nuestro espíritu hacedor!

Cadillac, Coupe, Exención Y Editado, Rosa, Veterano
Cupé Cadillac rosa, que NO tiene puertas traseras, pero los demonios se las arreglan para entrar por ellas…

Bajo el título “Pasan cosas raras”, que no tiene relación con el libelo web “Pasan cosas raras” que está a cargo de un idiota de los que no creen en nada, sino con la más absoluta y recóndita realidad, el autor de la nota, Marcelo Peralta Martínez, escribe:

“…la historia cuenta que en aquel lugar los empleados escuchaban constantes ruidos, incluidas cadenas arrastrando, y sobre todo por la noche veían “presencias” y espectros. Esto, sumado a “desapariciones” y perros negros. Estos temas eran los que se repetían entre los aterrorizados trabajadores”.

Tras un breve repaso de la historia, el Expert-Team llegó a la conclusión de que los trabajadores del siglo XIX estaban mucho más aterrorizados por la preocupación de llegar vivos al día 5 del mes que por demonios, fantasmas, espectros y presencias. “La cruda verdad“, que le dicen. Pero no importa. ¡Vamos a las cosas!, como dijera Ortega y Gasset, en una frase que los argentinos y otros pueblos de Sudamérica le prestaron menos atención que un mosquito Anopheles a una ecuación de termodinámica mesocuántica.

Ortega y Gasset… y el mosquito Anopheles (todo está conectado con todo).

“Por este motivo, muchos vecinos aseguran que en 1926 se realizó un exorcismo en el parque. Y, de esta manera, fue suficiente para que muchos dejaran de caminar por la zona, haciéndola tenebrosa, porque quienes estuvieron allí aseguran haber escuchado gritos y ver espíritus”.

– Pero entonces el exorcismo no sirvió para nada… sirvió menos que una bandita elástica para lanzar un misil intercontinental…- dijo con cierta desazón Mesmer Kanttjs, uno de los miembros del Expert-Team.

– ¡¡¡Nuestra misión es investigar, no desalentar a la gente!!!- bramó Pauli Mortini, la flamante blonda integrante del equipo, en un intento por aplacar el pesimismo de Kanttjs, quien ya estaba haciendo sus maletas para irse del lugar.

– ¿Cómo logras esos rizos rubios tan sensuales, Pauli?- preguntó Kanttjs en un velado intento por llevar la conversación hacia otro lado.

Los demás integrantes miraron a Kanttjs como un jefe de oficina observa al cadete que llega al trabajo con un peinado punk violeta y verde.

El espeluznante relato continúa así:

“El lugar fue exorcizado después que los obreros le pidieran ayuda al padre Antonio Fragoso. Si bien en principio este estaba un poco descreído del relato, terminó creyendo todo y por eso se decidió a “exorcizar” la zona. Lo hizo desde la llamada Piedra del Diablo”. 

Fragoso estaba un poco descreído pero terminó creyendo TODO, y cuando entendió TODO, cuando supo descifrar TODOS los misterios de la naturaleza, del planeta y del cosmos, menos la utilidad de exorcizar la zona, entonces exorcizó la zona sin creer ni entender ni descifrar NADA. Esto es lo que los psicólogos llaman “acción impulsiva irracional”. Y el padre lo hizo desde la mismísima…

PIEDRA DEL DIABLO

o, en latín del siglo XXXIV a.C.:

lapis diaboli

– ¡Qué importante es saber latín!- descerrajó Pauli Mortini, ignorando la conversación anterior y todas las conversaciones que habían existido en el universo hasta ese preciso momento.

– Pero no menos importante es conocer el búlgaro que hablaban los campesinos medievales- contrarrestó Kanttjs al instante. Y pronunció la frase en ese idioma:

дяволски камък

…que más o menos se pronuncia:

dyavolski kamŭk

Pauli advirtió la jugada de Kanttjs y le espetó:

– Oye, Kanttjs, deja ya de usar el Google Translate, ¿quieres?- mientras en su reloj veía una captura de pantalla de lo último que vio Kanttjs en su iPhone:

Pauli tenía razón. Kanttjs había usado el Google Translate.

– Espera, espera, niña caprichosa. ¿Quién te crees que eres? No estarías aquí si no fuera por mi ayuda- contestó Kanttjs.

– Y tú usa la lógica: ¡no estarías aquí viéndome y deseándome si no me hubieras ayudado, justamente para que yo esté aquí!-

Modelo, Hombre, Mujer, Fresco, Disputa, Estrés
Kanttjs y Pauli 1 milisegundo antes de entrar en el bucle espacio-temporal. Nótese que Pauli no tiene ningún rizo rubio…

Y entonces ambos entraron en un bucle espacio-temporal del cual todavía no han podido salir. Por ello fueron suplantados por otros dos investigadores expertos (sordomudos para evitar estas intrincadas vueltas del destino).

La situación volvió a la normalidad (se hace lo que se puede) y los expertos continuaron desentrañando los hechos:

“en el momento de realizar el acto de exorcismo se escuchó una gran cantidad de extraños ruidos, como aullidos y ladridos de perros, además de gritos y lamentos que perduraron por varios minutos, y luego la paz se apoderó del lugar”.

Es arduo, duro y difícil saber cómo hace la paz para “apoderarse” de algo… Eso dejó perplejos a los integrantes del Expert-Team durante 1 hora y 43 minutos, luego de lo cual se oyó un lamento lejano que decía:

¡¡¡Pasemos a otro temaaaaa!!! ¡¡¡Aaaaahhhhh!!! ¡¡¡Aaaaahhhhhh!!!

y luego otro en esperanto, idioma universal que nadie entiende ni ha practicado jamás:

ni transiru al alia temo

La historia del bosque, mientras tanto, se imponía, y decía que durante la noche:

“El lugar se vuelve un paisaje desolado y esto también fue ratificado por los vecinos, en especial los mayores, quienes aún cuentan que por ahí se ven duendes, espectros y “hasta La Llorona hacía su aparición”, explica Mauricio Nava, del medio mexicano chilango.com”.

Este pasaje tocó la fibra sensible del Dr. Ichliebedich, quien inmediatamente recordó a Raphael, artista que cantaba “Llorona”, allá por la década del 60:

“Salías del templo un día, Llorona,

cuando al pasar yo te vi.”

(Momento de reflexión) Es increíble lo que puede pasar en el Laboratorio de Investigaciones Especialísimas

Cuando de repente, el informe de cronica.com.ar dejaba leer lo siguiente:

“el investigador Mario Camarena Ocampo, experto del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), indicó que “otro aspecto refiere la manera en que los trastornos en la dinámica colectiva llevan, inclusive, a visualizar apariciones”, alimentando así el mito que acompaña al bosque y la fábrica”.

La sorpresa fue total y absoluta, como dicen los conductores de noticieros. Desencadenó una serie de acontecimientos intrínsecos que apabullaron al Team: “otro aspecto refiere la manera en que los trastornos en la dinámica colectiva“…

¡¡¡el posmodernismo!!! !!!NOOOO!!! ¡¡¡NOOOO!!!

Ya no había nada que intentar, nada que hacer. Ya no había sentido en la vida, ni agua en los lagos, ni champagne en las copas, ni dulce de leche en las tortas. Todo se volvió súbitamente gris. O, súbitamente, todo se volvió gris. Gris híperotoñal, gris anti-buenaonda, gris de los peores grises que se habían observado en la galaxia entera.

 

Copas De Vino, Copas, Cristal, Celebración, Gafas
Las copas… vacías.
La Sequía, Sequía, Grietas, Seca, Paisaje, Barro
Los lagos… secos.

Ya no quedó ni una gota de aliento. El equipo se desmoronó. Hasta se escucharon lamentos plañideros del tercer tipo:

¡¡¡Vuelve esoterismo!!! ¡¡¡Vuelve ocultismo!!! ¡¡¡Vuelvan fantasmas!!!

No se pudo hacer nada. La investigación se dio a sí misma por terminada porque no había nadie para terminarla. El vacío se “apoderó” del Laboratorio y éste se introcatapultó en un vórtice espiralado hacia la nada, hasta desaparecer…

La nota de crónica.com.ar seguía, continuaba:

“Para sumarle otro capítulo al misterio del bosque embrujado, en 1962 se filmó allí un largometraje titulado “Santo contra las mujeres vampiro”. Para la producción, varias escenas fueron tomadas en el Parque Fuentes Brotantes. Según se puede ver en el citado filme “Santo” aparece manejando su auto a…”

…pero ya no había nada que hacer. El posmodernismo aumentó infinitamente la entropía ambiental. El temeroso caos triunfó diseminando la materia.

No queríamos defraudar a nuestros lectores, que a esta altura estarán parados en la cornisa de sus terrazas, enjabonados, con un viento de 110 km/h y mucho por averiguar. Hasta aquí llegó The Crabalocker Inquirer, señoras y señores, en este aciago episodio. No nos rendiremos, no cejaremos en nuestro esfuerzo por informar la verdad, con ahínco y tesón. Hasta la próxima…