De cartas natales y el uso político de la pseudociencia

Alejandro Borgo

“Estoy predestinado a construir desde las cenizas”

¿Quién lo dijo? ¿Atila? ¿Alejandro Magno? ¿El General Patton? No. Fue el presidente de la Argentina, Alberto Fernández. Y lo dijo sobre una base no muy sólida: Vilma Ibarra, la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia, le hizo una carta astral. Esta vez la astróloga no fue Jimena Latorre o Lourdes Verón. Ni siquiera fue el ánima ambulante de Lilly Süllös. No.

En el programa Sobredosis, que va por C5N el presidente argentino dijo, y todos los medios coinciden (no hay una conspiración mediática contra él), en que aseguró:

“Vilma Ibarra me hizo una carta astral y me dijo que yo estoy predestinado a construir sobre las cenizas”

En otras palabras: el presidente de una nación toma la magia astrológica que le brinda la Secretaria Legal y Técnica de la Presidencia que tiene amigas a las que les gustan “la astrología y esas cosas”.

La pregunta es: ¿cree realmente el presidente en la astrología?

  • Por lo que dice, parece que sí. Si es así, bueno, estamos gobernados por una persona que admite -explícita o implícitamente- que Saturno o cualquier otro planeta influye sobre su vida. Mal. Está mal. Es como si dijera que la Tierra es plana o que el cáncer se cura con acupuntura.
  •  2) Pero una mirada más cínica indicaría que el presidente recurre al supuesto poder de la astrología porque la gente le va a creer más. Lo cual quiere decir que las cosas están mucho peor de lo que cree la gente.
  • O tal vez Fernández no sabe nada sobre ciencia ni astrología y lo dice realmente como un comentario espontáneo.

Sea la razón cualquiera de las tres mencionadas, estamos mal. Un presidente no puede decir lo que dijo Fernández, pero tal vez uno como Fernández, en un ataque de megalomanía, lo haya dicho sinceramente. Y cree que está predestinado para construir desde las cenizas. Es decir, todo estaba escrito antes del día de su nacimiento. Tiene un propósito. Tiene un porqué. Que es lo que le falta al ciudadano.

¿Vos le creíste? ¿Vos pensás que Fernández sabe que la astrología es una falsa ciencia o cree en ella?

Ya hemos publicado en Pensar, un artículo sobre magia y política. Y en la historia antigua y reciente ha habido muchísimos líderes que creen en hechizos, fuerzas paranormales y en el poder predictivo de los astros. Si fuera así, tendríamos que concluir que necesariamente son ignorantes. Hoy, año 2020, una predestinación de grandeza no puede sustentarse en las constelaciones y posiciones de los planetas. Si uno hace esto, es porque es ignorante. ¿Ignora Fernández los conocimientos de la física, la biología y otras ciencias? No lo sabemos, pero da para sospecharlo.

Ahora, si Fernández no es ignorante y la astrología le importa un cuerno, al mencionarla y basarse en ella para una predestinación histórica, está manipulando a la población, cuya mayoría cree en la astrología. Porque jamás diría semejante barbaridad si supiera que la mayoría no cree.

Lo lamentable es que Fernández no es la excepción. Es un nuevo ejemplo de confirmación de presidentes ignorantes en cuestiones científicas, como lo fueron el newager Mauricio Macri, la H2Cero Cristina Kirchner, el viajante estratosférico Carlos Menem y tantos otros. Hasta el mismísimo General Perón fue embaucado por un físico charlatán, el austríaco Ronald RIchter.

En definitiva, las dos alternativas, si Fernández cree en el poder de los astros, o no cree pero simula creer, son preocupantes.

En algún momento Fernández dijo que este era un gobierno de científicos.

¿Es un episodio menor o el síntoma de que nos gobierna gente científicamente analfabeta?

Ver artículo de Alejandro Agostinelli en esta misma revista.

Alejandro Borgo

Alejandro Borgo es director de la revista Pensar, periodista, escritor e investigador de los fenómenos paranormales. Es representante del Center for Inquiry en la Argentina.

Alejandro Borgo é jornalista, escritor e músico. É Diretor da revista Pensar (pensar.org) publicada pelo Center For Inquiry, e diretor do CFI / Argentina.


Prohibida la reproducción total o parcial, por cualquier medio, de los textos publicados, excepto por autorización previa.

La revista Pensar y el Center For Inquiry no son responsables por las opiniones, ideas y otras expresiones vertidas por los autores de artículos, notas, reseñas y otros textos aquí publicados.